Bioparc Valencia

Caminar por el antiguo cauce del río Turia puede llevarte incluso a la Sabana, a los Bosques de Madagascar o a África Ecuatorial. Para aquellos curiosos que deseen descubrir un mundo natural totalmente diferente al habitual ecosistema de la ciudad de Valencia, existe un paréntesis llamado Bioparc Valencia.

 La idea nace en 2008 rompiendo con los diseños de un zoo convencional. Se trata de una modalidad diferente que responde al nombre de “zoo-inmersión” y consiste básicamente en ocultar las barreras entre los animales y los visitantes, de forma que el público se adentre y se fusione en el hábitat del animal como nunca antes lo había hecho.

4.000 animales de 250 especies diferentes del continente africano conviven en un espacio de unos 100.000 metros cuadrados reservados a la recreación original del ecosistema de los animales, atendiendo siempre al respeto por el medio ambiente. De hecho, uno de los objetivos principales de Bioparc Valencia es cuidar y conservar las especies que habitan allí y realizan continuos e importantes programas orientados a la reproducción de los animales. Estos programas buscan el mantenimiento de poblaciones de animales viables en cautividad y en ocasiones sirven para reintroducir especies en zonas naturales donde ya se han extinguido. En cualquier caso, supone una lucha contra la gran pérdida de biodiversidad que en las últimas décadas sólo ha hecho que acentuarse.