Palau de la Música

 

El Jardín del Turia también tiene espacio para la música. Un edificio totalmente integrado en el paisaje del cauce deja paso al rincón más apto de Valencia para sentir la música. Fue proyectado por José María Paredes, Premio Nacional de Arquitectura y responsable de otros auditorios como el de Madrid o Granada. Su inauguración fue en 1987 y desde ese año el Palau de la Música ha sido uno de los puntos más emblemáticos de la ciudad y es considerado como uno de los centros musicales más importantes de Europa. Una de sus funciones más destacadas es haber sido oxígeno para la ciudad, ya que desde su construcción el área que ocupa se vio profundamente revitalizada.

Artistas de fama internacional han deleitado a los más de 500.000 espectadores que cada año deciden invertir su tiempo y su dinero en este espectáculo cultural. Asimismo, su acústica ha sido destacada y halagada por artistas como Montserrat Caballé o Plácido Domingo, llegando incluso a comparar el auditorio con un Stradivarius.

El Palau de la música y su estética forman parte del cauce desde su inicio. Destaca el blanco y la transparencia de sus formas, así como los espacios verdes que rodean el auditorio. Su inauguración tuvo un gran impacto en la vida cultural de Valencia y revolucionó el urbanismo local. Se podría decir que actuó como un verdadero pulmón, ya que con los años, las fábricas, viviendas abandonadas o solares vacíos, se han ido trasformando en centros de negocios, grandes avenidas con gigantes comerciales o incluso hoteles de cinco estrellas.