Torres de Serranos


Las Torres de Serranos han sido el testigo principal de la evolución del cauce del río Turia y de la ciudad de Valencia en general desde el año 1392, año en el que se inició su construcción por parte de Pere Balaguer hasta 1398, cuando se finalizaron las obras. Es una de las doce puertas de la antigua muralla donde se custodiaba la ciudad, siendo la única junto con las Torres de Quart que se mantiene en pie.

Las Torres de Serrano representan el espíritu de gobierno de la ciudad. De estilo gótico, tienen un aspecto triunfal y es uno de los monumentos históricos mejor conservados. La finalidad de la construcción en un principio era defensiva, aunque tiempo después sirvió de prisión de nobles y caballeros. Siguió evolucionando y también ha sido escenario de ceremonias y museos. En la actualidad, las Torres de Serranos están abiertas al público y es una de las visitas obligadas sobre todo por las grandes vistas de Valencia que se pueden contemplar desde arriba de la torre.